La Federación Portuguesa suplica a Mourinho que dirija a Portugal

Jose Mourinho, técnico madridista, tentado por Portugal

Florentino debe estar que trina, puesto que la Federación Portuguesa de Fútbol le está poniendo en la misma encrucijada en la que el mandatario blanco ha puesto a no pocos clubes para conseguir sus objectivos en forma de fichajes. Así como en el baloncesto existe una cláusula que no permite a un entrenador dirigir a un club al mismo tiempo que a una selección, en fútbol es distinto, y parece que el presidente de la FPF, Gilberto Madaíl, ha visitado Madrid estos últimos días para pedir a Mourinho que dirija a su selección en sus próximos dos encuentros clasificatorios para la Eurocopa de 2012. Tras la destitución de Carlos Queiroz después de los fiascos ante Chipre y Noruega la semana pasada, Paulo Bento parece el mejor colocado para recoger el testigo y ocupar el puesto vacante, pero a los portugueses no se les ha ocurrido otra que depositar sus únicas esperanzas en Mourinho. La cuestión, sin embargo, no es tan grave: la propuesta de la FPF consistiría en que “Mou” dirigiera a los lusos en sus dos próximos encuentros únicamente, programados para el 8 y el 12 de octubre, con la intención de reflotar su ánimo y mejorar su situación en la clasificación. Puesto que el tercer partido no llegará hasta junio, la Federación habrá tenido suficiente tiempo para trazar nuevos planes en los que nada tendría que ver Mourinho. En cualquier caso, un contratiempo para el club madridista en el caso de que su técnico accediera a actuar como seleccionador interino de su país durante el mes de octubre.

Publicado en ¿Sabías que...?, Real Madrid | Deja un comentario

Guardiola, Ibrahimovic y los feelings

Pep Guardiola

En no pocas ocasiones se ha ironizado en ciertos medios de comunicación -no sólo capitalinos- sobre la manera que tiene de entender Pep Guardiola las relaciones personales y, muy concretamente, las sensaciones que le despiertan las personas. Estamos hablando de los famosos feelings en los que tanto confía el técnico de Santpedor a la hora de tomar una determinada decisión. Pep abrió la caja de los controvertidos feelings cuando tuvo que justificar públicamente la decisión de prescindir de Samuel Eto’o de cara a la pasada campaña después de la oportunidad que concedió al camerunés durante la primera temporada en la que se sentó en el banquillo azulgrana. Ya por aquel entonces sus declaraciones levantaron una cierta polvareda, ya que los partidarios de la continuidad de Samuel no consideraron suficientemente adecuada ni completa la explicación que dio Guardiola para legitimar su decisión de traspasar al delantero, puesto que remitió a una mera cuestión de feeling cuando muchos esperaban razones deportivas o de otra índole, más explícitas en cualquier caso. Pues bien, a partir de aquellas declaraciones, el préstamo inglés feeling ha sido explotado hasta la saciedad en no pocos medios para describir las relaciones de Guardiola con un buen número de personas de su entorno directo: que si Guardiola no tenía feeling con Begiristain, que si el feeling entre el técnico barcelonista y Laporta nunca existió… e incluso leí el lunes en un periódico de Barcelona que tampoco existe feeling con Sandro Rosell, por lo que el periodista en cuestión ironizaba -rallando el sarcasmo- acerca de los feelings del entrenador blaugrana. Pues sí, las sensaciones son legítimas, y más cuando estamos hablando de relaciones humanas y grupales y por primera vez ocupa el banquillo de Can Barça un técnico que basa su trabajo en la humildad, la prudencia, la cohesión, la cooperación y el espíritu de equipo. Además, ¿cómo nos atrevemos a cuestionar la manera de gestionar el grupo y los encuentros y desencuentros -que nunca deberían trascender públicamente- que tiene un técnico que ha ganado ocho títulos desde que llegara en septiembre de 2008 habiendo desplegado el mejor fútbol del planeta?

Imagen televisiva de la discusión que protagonizaron Ibra y Sacchi el pasado miércoles

La última víctima -lo de Rosell me parece una falta de rigor- de la inexistencia de feeling con Guardiola ha sido Zlatan Ibrahimovic, que se marchó del Camp Nou al cabo de un año de haber llegado y sin haber triunfado como de él se esperaba. Tras su marcha, Guardiola ha tenido que morderse la lengua en unas cuantas ocasiones para no replicar los ataques directos del sueco a su persona sin perder la compostura ni traicionar la prudencia que le caracterizan. Viendo la actitud, en cierto modo barriobajera del delantero, está claro que el feeling del ténico de Santpedor no ha fallado en este caso. Si acaso, se le podría criticar a Guardiola la decisión de ficharle el año pasado a sabiendas de su temperamento indomable y el exceso de confianza cuando pensó que podría dormir a la fiera, pero nunca la decisión de traspasarle. Sólo las declaraciones que han ido llegando -incluso cuando aún no se había marchado- desde Milán contra Pep “el filósofo” ya descalifican al sueco y dan por bueno su traspaso -criterios deportivos y ténicos al margen-, pero la lamentable escena que Zlatan protagonizó el pasado miércoles en una televisión italiana tras su debú en Liga de Campeones confirman definitivamente que Guardiola y Rosell hicieron muy bien en darle el pasaporte de vuelta a Italia. Sinceramente, nunca había visto en el mundillo del fútbol mayor ni más burda demostración pública de rencor acumulado. Y eso que Zlatan debía estar contento, puesto que no podía perdir más en su premier: el sueco acababa de marcar los dos goles de su nuevo equipo en su primer partido de Champions ante el Auxerre francés. Pues no debió ser así, puesto que se tomó un comentario simpático que había hecho Arrigo Sacchi -una institución en Milán, que lo recuerde Zlatan, y un mito para su nuevo público- a propósito del primero de sus dos goles como si de la mayor de las afrentas se hubiera tratado. Ibra aprovechó el comentario para recriminar a Sacchi las repetidas críticas que, según él, le había dedicado desde Italia durante su efímero paso por el Camp Nou. Sacchi, tan perplejo como la audiencia y los periodistas que estaban cubriendo el asunto, que no daban crédito a lo que oían ni atinaban a reconducir la situación, le aclaró al futbolista que lo que tan mal le había sentado era un simple cumplido, pero, lejos de calmarse, la ira del sueco fue en aumento y, en una demostración más pueril y callejera que propia de un profesional, emplazaba una y otra vez al ex-técnico milanista para que le dijera las cosas a la cara en lugar de hacerlo por televisión. La bochornosa actuación del delantero concluyó cuando Sacchi, que no perdió los nervios en ningún momento, le recomendó un poco de educación en lo venidero. ¿Será que Arrigo, como los buenos entrenadores, también se deja llevar por los feelings como Guardiola? ¿O será que Ibra no puede despertar ninguno positivo? Mientras el crédito del Guardiola no se agote, lo que parece poco previsible puesto que es enorme, habrá que confiar en sus feelings, que, visto lo visto, no le están dando tan mal resultado.

Publicado en Barça, Opinión | Deja un comentario

Sin despeinarse

Jose Mourinho en estado puro

Dos partidos de liga -Mallorca y Osasuna- y el debú en Champions contra el Ajax de Amsterdam ha sido tiempo suficiente para observar que el Real Madrid va camino de convertirse en lo que han sido siempre los equipos de Mourinho: un bloque sólido atrás sin concesiones al rival, una medular dedicada a la contención y que, en cuanto a la creación, se limita a la transición rápida, y un ataque práctico y sin contemplaciones por mucho que alguno de los delanteros blancos -léase Cristiano- se empecine en la acción espectacular. En cuanto el nuevo Real Madrid convierta todo el juego de ataque que es capaz de generar, estaremos, sin duda, ante uno de los conjuntos más temidos de Europa, ya que, como el mismo Mourinho ha observado en más de una ocasión desde que aterrizó en Chamartín, el objetivo más inmediato de su trabajo es que los rivales inquieten lo mínimo posible el marco de Casillas. Y a fe que el portugués lo está consiguiendo: difícilmente hallaremos un Madrid en los últimos diez años que sufra menos en defensa que el actual. Iker, en otro momento salvador, pluriempleado y santo y seña de los merengues, vive más tranquilo que nunca en esta nueva etapa. Mallorca y Osasuna ni le despeinaron, mientras que el Ajax dispuso ayer de una única ocasión -con el 0 a 2 en el luminoso- que, al fin y al cabo, fue más mérito de Anita, que, sin saber qué hacer con el esférico en el vértice izquierdo del área de Casillas, lanzó una rosca que dio en el travesaño del de Móstoles, que demérito de la zaga blanca. Y ahí estaba, como siempre, el portero merengue, que reaccionó presto al rechace y, en una exhibición de concentracción y de rapidez mental y física, desvió con una mano un cañonazo de Sulejmani que hubiera supuesto el 1 a 2 quedando un cuarto de hora por jugar.

El partido fue un auténtico monólogo del cuadro merengue, que gozó de innumerables oportunidades, con lo que nada cabe objetar al juego desarrollado anoche por los blancos. Si acaso, la falta de puntería, ya que, en no pocas ocasiones, y con el 0 a 1 en el marcador, que llegó en el minuto 30 del primer tiempo cuando un saque de esquina lanzado por Xabi Alonso fue introducido en la red por Anita ante el acoso de Gonzalo Higuaín -la UEFA concedió el tanto al argentino-, tanto Ronaldo como el propio Higuaín gozaron de oportunidades clarísimas que no consiguieron el premio del gol y que llegaron a impacientar al público del Bernabéu.

El conjunto blanco celebra el segundo tanto de Higuaín

En ataque, fue el partido de Higuaín, que se mostró muy activo durante todas las fases del encuentro y logró los dos tantos de su equipo, el segundo en el minuto 72 para tranquilidad de los suyos al rematar dentro del área pequeña una cesión de Özil, el verdadero hombre del encuentro, una estrella en ciernes que trajo de cráneo a la defensa ajacied y a Stekelenburg -demasiado portero para tan poco Ajax- y que le va a poner la cosas muy muy difíciles a Kaká cuando se recupere el brasileño. El alemán de origen turco estuvo punzante en el cambio de ritmo, rapidísimo en la toma de decisiones y brillante en el pase y en el desmarque vertical. Para entendernos, recordó a Iniesta en el Barça. En cuanto a Cristiano, se le vio excesivamente impaciente y obsesionado con el gol, con lo que llegó a irritar a su parroquia, que no espera tanto su gol como su contribución al ataque blanco. El portugués está convirtiendo su momentánea incapacidad goleadora en el asunto más trascendente de los partidos del cuadro madridista, con lo que el aficionado está descubriendo su cara más individiualista y su, en ocasiones, escasa capacidad para colaborar en el trabajo de equipo. Aunque despertó división de opiniones, Cristiano escuchó los primeros silbidos dirigidos exclusivamente a su persona… y se debió únicamente a esta especie de compulsión que incluso le lleva a olvidarse del partido cuando falla ante el marco rival.

En cuanto al rival, paupérrimo Ajax el que pasó ayer noche por el Bernabéu, un grande de Europa venido a muy menos que, como insinuábamos anteriormente, tiene a su estrella en la portería. Stekelenburg dio un recital de colocación y concentración que, aun habiendo encajado dos goles, mereció el premio de la imbatibilidad. Demasiado pedir, sin embargo, para su defensa, que estuvo lenta y desubicada, que le desprotegió durante todo el partido y que no supo sacar el balón de su área. Un último apunte. Si el pasado sábado y anteayer nos lamentábamos del césped del Camp Nou, que se levanta con demasiada facilidad, ¿qué cabe decir del del Bernabéu? Impropio para un estadio como el coliseo merengue. Si el centro del campo ya se ve pobre, la banda de tribuna entera es un auténtico patatal en que abundan las calvas, un contratiempo excesivo si se quiere practicar un fútbol de toque. Mal lo van a pasar este año los hombres de banda -Arbeloa, Marcelo, Di María y Sergio Ramos- si los responsables del estado del césped no consiguen solucionar tal contrariedad.

Publicado en Liga de Campeones, Real Madrid | Deja un comentario

Esta noche, turno del Real Madrid

Jose Mourinho, ayer por la tarde, en rueda de prensa

Esta noche se cierra la primera jornada de la Liga de Campeones con el debú del tercer equipo español en liza, el Real Madrid, que recibe la visita del Ajax de Amsterdam, un Ajax que, si bien no va a contar con el concurso de su futbolista más desequilibrante, el sancionado Luis Suárez, y no es, ni de lejos, el mismo conjunto que ganó su última Champions en 1996 y que ya derrotó por dos veces al equipo blanco en 1997, no deja de ser uno de los grandes del continente con cuatro copas de Europa en su haber.

Los blancos llegan a este partido con la tranquilidad de la victoria liguera cosechada frente a Osasuna en el Bernabéu, pero inmersos en la controversia generada por los silbidos generalizados que se escucharon en el coliseo madridista poco antes del gol de Carvalho, tanto que dio los tres puntos el pasado sábado al conjunto de Jose Mourinho. Ayer por la tarde, en la rueda de prensa previa al encuentro de Champions, el entrenador portugués no quiso salir al paso de la polémica sobre los silbidos ni quiso valorar en profundidad las declaraciones de Cristiano Ronaldo en las que invitó a la afición madridista a concentrar sus esfuerzos en animar al equipo en lugar de malgastar la energía silbando a los suyos. Mourinho defendió a su jugador valorando positivamente su actitud tanto en el terreno de juego como en lo que respecta a dichas declaraciones, alejando de ellas cualquier sombra de sospecha de crítica a la afición. Además, pidió paciencia para el grupo y lo que califició de fase más compleja de cualquier proyecto deportivo, la de construcción del equipo. Según su parecer, si el grupo supera esta fase de construcción sin mayor complicación, los títulos llegaran por sí solos, lo que se concuerda, sin duda, con lo que declaró Mourinho en la rueda de prensa tras el partido ante Osasuna: el portugués está dando prioridad a armar una estructura defensiva suficientemente sólida, circunstancia de la que ha adolecido precisamente el conjunto blanco en los últimos tiempos, antes de centrarse en el espectáculo. Y, efectivamente, el portugués llevaba razón cuando decía que el equipo no ha recibido ni una ocasión clara de gol en los dos primeros partidos de liga, hasta el punto que ni Mallorca ni Osasuna inquietaron el marco de Casillas. Cuestionado por las sensaciones que le produce el equipo, Mourinho declaró que no siente ningún tipo de feeling más allá de confianza en su trabajo y en el del grupo.

En cuanto al partido de esta noche, el portugués manifestó que no puede establecer ningún tipo de prioridad respecto a cualquiera de los títulos en juego, ya que la Champions es el título soñado por cualquier equipo grande, el más prestigioso internacionalmente y el más difícil de conseguir, mientras que la Liga es el torneo de la regularidad, con lo que no renuncia a ninguno de los tres campeonatos a los que aspira el Real Madrid. En cuanto al rival de hoy, Ronald Koeman declaró ayer en el programa Intermedio de Radio Marca, conducido por Pedro Méndez y Alfredo Duro, que cualquier resultado que no fuera una victoria del Real Madrid esta noche sería una sorpresa, puesto que, si bien el conjunto ajacied cuenta con un nombre contrastado y una historia en la máxima competición europea, se encuentra, hoy por hoy, a suficiente distancia del Real Madrid en cuanto a potencial futbolístico como para no puntuar en el Bernabéu.

Publicado en Liga de Campeones, Real Madrid | Deja un comentario

Goleada para empezar

El Barça se congració con su hinchada tras el tropiezo ante el Hércules

El FC Barcelona debutó en la Liga de Campeones de la presente temporada con una goleada ante el Panathinaikos en el Camp Nou que pudo ser más abultada si Messi, que consiguió nada menos que dos goles y puso en bandeja un tercero a Pedro Rodríguez, hubiese estado un poco más acertado, si cabe, en la definición. El Barça se presentaba nuevamente ante su afición tres días después del traspiés ante el Hércules para debutar en Champions y borró cualquier resquicio de duda que hubiera podido generar el partido del pasado sábado ante los alicantinos con un fútbol apabullante que sólo ofreció una pequeña sombra cuando, en el minuto 19 del primer tiempo, Govou adelantó al conjunto heleno tras un largo servicio del meta Tsorvas que Cissé prolongó de espuela para que el francés se plantara ante Valdés y le superara hábilmente en la salida. Un resultado injusto por lo visto hasta entonces, ya que el dominio del Barça había sido insultante y había gozado ya de hasta tres ocasiones claras de gol, mientras que los griegos ni habían cruzado la línea divisoria. Sin embargo, las aguas volvieron a su cauce cuando, dos minutos más tarde del tanto de Govou, Messi consiguió el primer gol de los azulgrana superando a Tsorvas con su habilidad natural tras un sensacional pase en profundidad de Xavi Hernández.

El Barça, que había restablecido la igualdad en el marcador antes de que los fantasmas del pasado sábado hubiesen podido hacer acto de presencia en el Camp Nou, consiguió voltear el marcador en el minuto 32 de la primera mitad, cuando Villa anotó su primer gol en Champions con la elástica azulgrana tras remachar a la red con su pierna derecha un córner que había servido Xavi desde la esquina derecha del ataque barcelonista y que Sergio Busquets había peinado en el primer palo del marco heleno. Y justo antes de finalizar la primera parte, Leo Messi consiguió el tanto de la tranquilidad, el segundo y último de su cuenta, tras una magnífica jugada de todo el ataque azulgrana. El mismo Messi inició la jugada en una de sus habituales incursiones desde la frontal; tras una primera pared con Xavi, el argentino trazó una segunda con Pedro y cruzó el balón desde la frontal de la pequeña haciendo imposible cualquier intento de intervención del meta griego y de hasta siete defensores que se vieron superados por la imparable y rapidísima maquinaria de ataque blaugrana. Un minuto antes, además, Messi hubiera podido conseguir un tercer gol, ya que estrelló un balón en el travesaño del Panathinaikos después de una jugada que había iniciado Villa y que Pedro había cedido a Xavi en el punto de penalti para que el de Tarrassa habilitara al argentino en la derecha, quien solo ante Tsorvas, mandó incomprensiblemente el balón al larguero.

Tras la reanudación, más de lo mismo. El juego del Barça crecía en intensidad y posesión, mientras que el de los griegos se limitaba a ligeras incursiones en campo barcelonista que poco inquietaban a una solvente y muy bien posicionada defensa en la que destacaron Carles Puyol en el corte, Piqué en la salida del balón y Abidal en la colocación. Dani Alves optó más que nunca por sumarse al ataque -consiguió el quinto gol en una posición más propia de delantero centro que de lateral derecho- ante la falta de trabajo en defensa, aunque estuvo muy impreciso en los centros al área. El cuarto del Barça no llegó hasta el minuto 32 del segundo tiempo. Antes, Leo Messi tuvo tiempo de fallar un penalti que él mismo había fabricado y Villa, que fue sustituido poco después, no acertó en convertir un gran centro raso de Abidal desde la izquierda por no haber atinado en rematar con su pierna derecha, la más natural para un pase que llega desde esa posición.

Pedro culmina la carambola de Messi para lograr el cuarto del Barça

El cuarto gol fue obra de Pedro, quien no tuvo más que empujar el balón a la red después de que Messi, quién si no, realizara una de sus habituales individualidades con pierna izquierda tras un pase en profundidad de Bojan, que había sustituido a Villa en el minuto 23 de la segunda mitad, para superar a Tsorvas prácticamente sin ángulo. El balón rebotó primero en el segundo palo, el izquierdo de la meta griega, y después en el primero; Pedro Rodríguez remató sin oposición la singular carambola lograda por el argentino para llevar el cuarto tanto azulgrana al luminoso del Camp Nou. Tras el cuarto, Xavi se marchó ovacionado del terreno para dejar su lugar a Mascherano. El Barça ganó en contención, pero perdió en verticalidad, con lo que el último cuarto de hora transcurrió sin más ocasiones claras, hasta que, en el añadido, una combinación entre Dani Alves y Messi terminó con un gran pase elevado del argentino al espacio que el brasileño, cual delantero centro, cabeceó a la red ante la atónita mirada del meta heleno, que salió al encuentro del lateral a la espera de que controlara con el pie en el punto de penalti. Primeros tres puntos del FC Barcelona en la jornada inicial de la presente edición de la Liga de Campeones que, unida a la derrota en Copenhague del Rubin Kazan -equipo que, recordemos, cosechó una victoria en el Camp Nou el año pasado- allana el camino del conjunto blaugrana hacia los octavos de final.

Publicado en Barça, Liga de Campeones | Deja un comentario

Gran debú del Valencia en su regreso a la Liga de Campeones

Los jugadores valencianistas celebran el gol de Pablo Hernández, el tercero para el conunto che

 El Valencia derrotó a domicilio al Bursaspor turco con cuatro goles y mantuvo imbatido su marco en lo que fue un gran reencuentro del conjunto che con la máxima competición continental. Los valencianistas no se dejaron amedrentar en ningún momento por el ambiente hostil que tradicionalmente caracteriza a los estadios turcos y, en el minuto 16 del primer tiempo ya se adelantaron en el marcador del Ataturk de Bursa con un cañonazo impresionante de Tino Costa desde 35 metros que se coló por la escuadra del marco de Ivankov. Los de Unai Emery supieron contrarrestar el ímpetu de los turcos llevando el juego a las bandas, con Pablo Hernández y Joaquín como principales estiletes, y así es como transcurrió la primera mitad del encuentro, que se cerró con el segundo gol che, conseguido por Aritz Aduriz. En el minuto 41, el guipuzcoano recogió el rechace de una falta botada por Tino Costa que se había estrellado en el palo izquierdo de la meta turca para cabecear en plancha y establecer el segundo gol en el luminoso del Ataturk. Tras la reanudación, el Bursaspor todavía mordió menos que en el primer tiempo, en el que ya había exhibido una falta de ambición inusitada que, en la rueda de prensa posterior al encuentro, el técnico turco atribuyó a la inexperiencia de sus hombres en competición continental. Los valencianistas aprovecharon esta coyuntura para establecer el tercero de su cuenta, obra esta vez de un Pablo Hernández que había estado llevando de cabeza a su par, el lateral derecho Tandogan, durante todo el partido. El castellonense resolvió en el minuto 68 un barullo en el punto de penalti del área turca con un certero remate que, sin potencia pero con suficiente colocación, superó a un desafortunado Ivankov. El cuarto gol de los ches llegó a un cuarto de hora del final del encuentro, cuando Roberto Soldado culminó una contra de los valencianistas definiendo bien ante la salida del meta turco. En definitiva, un choque más plácido de lo esperado a priori por los valencianistas, que se sitúan líderes del grupo C tras el empate sin goles entre Manchester United y Glasgow Rangers en Old Trafford, un resultado que otorga mayor valor a los tres puntos conseguidos por el conjunto che en un infierno turco poco temible. Esperemos que lo sea mayormente cuando lo visiten los dos conjuntos británicos, cosa que significaría un respiro para los de Emery, que ya han vencido a domicilio a la cenicienta de un grupo nada fácil.
Publicado en Liga de Campeones | Deja un comentario

¡Qué grande es el fútbol!

El pasado martes, Montilla anunciaba la fecha de las elecciones autonómicas

A nadie se le escapa que un partido de fútbol puede paralizar un país entero, pero lo del Barça-Madrid de esta temporada es mucho más que eso. El pasado martes, sobre las doce del mediodía, José Montilla, presidente de la Generalitat, comparecía en rueda de prensa para anunciar la fecha de las próximas elecciones autonómicas en Catalunya, y el día escogido por el Ejecutivo catalán no es otro que el próximo domingo 28 de noviembre. De entrada, un domingo cualquiera, hasta el punto de que las primeras críticas que recibió el president por parte de los partidos de la oposición se debían al hecho de que el tripartit ha decidido agotar al máximo el plazo de convocatoria de elecciones con manifiestos intereses electorales. Pero, ¡atención!, la segunda y principal crítica venía motivada por una circunstancia que poco tiene que ver con lo político, sino con lo deportivo: el fin de semana del 28 de noviembre es cuando se debe disputar el encuentro de Liga entre el Barça y el Real Madrid en el Camp Nou, con lo que un evento de tal magnitud futbolística y mediática podría coincidir con el día de llamamiento a las urnas. Efectivamente, el fútbol vuelve a trascender, ¡y de qué manera esta vez!, el terreno deportivo, y se adentra nuevamente no sólo en el espacio social y ciudadano, sino que, se entromete en, nada más y nada menos, que las elecciones autonómicas más esperadas y que se prevén más decisivas para el futuro de Catalunya de los últimos años. Tanto es así que ya ha habido políticos que han acusado al Govierno catalán de oportunismo por haber escogido esta fecha aprovechando la coincidencia con el derbi con intereses nuevamente electoralistas. Parece ser que Montilla preferiría que esto fuera así para desviar la atención mediática y ciudadana en unas elecciones que la opinión pública y las encuestas vaticinan poco favorables a los intereses de su partido y del tripartit. Rocambolesco, desde luego, pero, en cualquier caso, ya se está sometiendo a presión a Mediapro -es lamentable que sean las televisiones y no los abonados ni el interés público quienes decidan las fechas y horarios de los encuentros, pero eso es harina de otro costal- para que adelante el Barça-Madrid al sábado 27. Los principales interesados en que esto sea así son, naturalmente, los medios de comunicación, pero la cosa no queda ahí; la coincidencia de la jornada electoral con el derbi genera, según los Mossos d’Esquadra, una situación poco deseable, ya que los efectivos con que podrían dotar la cobertura de un partido de alto riesgo como el Barça-Madrid se verían considerablemente reducidos si terminara dándose la dichosa coincidencia, y una cosa es la cobertura mediática y otra muy distinta la seguridad del ciudadano. Está claro que los derbis entre Barça y Real Madrid son, generalmente, los grandes acontecimientos futbolísticos del año, pero el revuelo que está originando éste trasciende los límites de lo habitual y de la sensatez humana. Veremos si se impone el sentido común.

Manifestación de los sindicatos contra la política laboral del Govierno

Y la cosa no queda aquí. ¿Qué va a pasar en Valencia el próximo 29 de septiembre? Para esa fecha está previsto en la capital del Turia un desembarco masivo de los temidos hooligans a propósito de la visita a Mestalla del Manchester United. Pues bien, una nueva coincidencia, esta vez inevitable: el día del Valencia-Manchester es el mismo que escogieron los sindicatos para celebrar la huelga general en contra de la política laboral del Govierno español. La cuestión no es, en este otro caso, mediática, ni partidista, ni un conflicto de intereses. Se trata de un problema de seguridad. ¿Qué sucederá en Valencia, en un día en el que con toda probabilidad se garantizaran sólo servicios mínimos, con el alud de aficionados violentos que acostumbran a campar por las ciudades españolas cuando un equipo inglés las visita? ¿Serán suficientes los servicios mínimos para garantizar la seguridad y la atención sanitaria que requiere un acontecimiento de tal trascendencia o habrá quien no pueda secundar la convocatoria de huelga por el interés común? En cualquier caso, otro problema social y cívico generado por el fútbol. Ya sabíamos que no se trata solamente de un deporte… ni siquiera de un simple espectáculo. ¿O creen que la UEFA atendería a un llamamiento por parte de las autoridades españolas para evitar una coincidencia que se antoja peligrosa? ¿Y qué hay de Mediapro? ¿Decidirá el día y la hora del Barça-Madrid en función de las elecciones al Parlament catalán o de sus intereses?

Publicado en Opinión | Deja un comentario

Buenos y no tan buenos del Argentina – España

El mejor

Leo Messi estuvo sencillamente estelar ayer ante la España de sus no pocos compañeros barcelonistas. Marcó un gol sensacional con una vaselina de perfecta ejecución ante la que poco pudo hacer Pepe Reina, nos deleitó con alguno de sus excepcionales esláloms en los que se marcha con endiablada velocidad de más de un futbolista rival y, en el plano general, realizó un partido de los que acostumbra a protagonizar con la camiseta blaugrana. El bueno de Leo acalló, así, las injustísimas críticas a las que le ha sometido su país cada vez que se ha enfundado la elástica albiceleste, en especial durante el pasado Mundial de Sudáfrica. Nunca antes se ha conocido una situación tal, en la que un futbolista único, el mejor del mundo, ofrezca dos versiones tan dispares: una, la deslumbrante, con su club, el Barça; la otra, con la selección de su país, habida cuenta, claro, de que se trata de Argentina y no -con el debido respeto- de Camerún o Bulgaria. Sus compatriotas se lo han hecho pagar con creces, y Leo, humilde, responsable y profesional como pocos, ha sabido sobreponerse y, por lo menos en el amistoso de ayer, demostrar en el Monumental de Buenos Aires que aquello de que existen dos Messis distintos es una falacia… o, por lo menos, el efecto de una obviedad: el Barça y Argentina son dos conjuntos distintos.

El menos bueno

Si durante el Mundial hubo que felicitar a Del Bosque por su acierto estratégico y, fundamentalmente, por haber sido el único seleccionador capaz de conquistar un campeonato del mundo de fútbol para España, también hay que reconocer que ayer se equivocó. Habrá quien piense lo contrario, es decir, que los amistosos están para hacer todas aquellas pruebas que no se pueden realizar en competición oficial, y que mejor es perder los amistosos y ganar los partidos oficiales que, como había sucedido hasta la Eurocopa de 2008, es a lo que nos tenía acostumbrados España. Sin embargo, el amistoso de ayer no era un amistoso cualquiera. Por distintos motivos. En primer lugar, porque Argentina se tomó el encuentro como la final que no pudo jugar en Sudáfrica. En segundo lugar, porque prescindir del armazón de tu equipo -léase Casillas, Puyol por obligación, Xavi e Iniesta- en un encuentro ante una de las selecciones tradicionalmente más potentes, por amistoso que fuera lo de ayer en el Monumental de Buenos Aires, no deja de ser una temeridad. Y, en tercer lugar, porque esa temeridad puede tener consecuencias. Y las consecuencias no han sido otras que el duro correctivo al que se vió sometido -aunque sólo fuera en el resultado… pero también en la imagen- el combinado español, recentísimamente proclamado campeón del mundo y, aunque resulte anecdótico, el día en el que se le acababa de conceder un galardón como el Príncipe de Asturias. Del Bosque estuvo impecable en Sudáfrica, pero no supo cuidar la imagen de los suyos ayer. Ventajista, pero cierto.

El peor

Un solo encuentro ha bastado para que, dos meses después del varapalo que infligió Alemania a Argentina en los cuartos de final de Sudáfrica, un seleccionador interino, Sergio Batista, haya demostrado, ante nada más y nada menos que la flamante campeona del mundo, que la decisión de la AFA de ceder la albiceleste a Maradona en el pasado Mundial fue un solemne error que se tradujo en un no menos solemne fracaso. ¿Se imaginan la Argentina de ayer en los cuartos de Sudáfrica ante Alemania? No deja de ser fúbol ficción, pero quizá el rival de España en semifinales hubiera vestido una elástica albiceleste. Con que Messi hubiera rayado a un nivel similar al que exhibió ayer en el Monumental demostrando lo injustificado de las críticas que recibió en su país en julio, con que Tévez se echara el ataque a sus espaldas como hizo ayer, con que Mascherano comandara la contención como ayer hubiera bastado. Estos mismos jugadores estuvieron en Sudáfrica. ¿Qué cambió ayer? En el banco estuvo un tal Sergio Batiste, quien contagió de pundonor a sus pupilos para luego dejarles disfrutar en el campo, en lugar de Diego Armando Maradona. Ventajista nuevamente, pero no menos cierto.

Publicado en Buenos y no tan buenos | Deja un comentario

Duro correctivo para la campeona del mundo

Higuaín se marcha de Marchena y Piqué y logra el segundo para la albiceleste

Ya lo había avisado Del Bosque durante la semana y, efectivamente, a la selección española le ha tocado bajar de la nube en que había estado flotando desde la consecución del pasado campeonato mundial. Cierto es que el salmantino había confeccionado para esta noche un once al que faltaban diversos teóricos titulares, pero no menos cierto es que era la campeona del mundo, y no otra, la que se enfrentaba, en el Monumental bonaerense, a una albiceleste herida desde su estrepitosa eliminación en los cuartos de Sudáfrica ante Alemania. Sergio Batista, el nuevo seleccionador tras la reciente destitución Maradona, así como los futbolistas, los medios y la afición argentinos, había preparado el encuentro como una auténtica final para resarcirse del varapalo mundialista y recuperar el orgullo perdido. Y qué mejor para lograrlo que un amistoso ante los nuevos y flamantes campeones del mundo. Pues bien, a los nueve minutos de encuentro, un inmenso Messi -esta noche sí que ha sido el Messi del Barça, el Messi al que estamos acostumbrados y que tanto han reclamado en su país- ya había avanzado al combinado argentino en el marcador con una espectacular vaselina a pase de Tévez ante la que nada pudo hacer Pepe Reina; y, a los trece, Higuaín ponía tierra de por medio con un segundo gol que acababa de descolocar al combinado español. Nuevamente el “Apache” le puso un balón en profundidad al “Pipita”, que dribló a Reina ante la pasividad de Marchena y Piqué, los dos centrales españoles esta noche tras la lesión en el sóleo de Carles Puyol. España no fue fiel a su estilo ni a sus fundamentos futbolísticos en todo el primer tiempo, y pagó caro el desconcierto que los dos primeros goles habían provocado en la medular y en la retaguardia rojas con un tercer gol en el minuto 34 que puso al descubierto la falta de tensión con la que parecían haberse tomado el encuentro.

Tévez remacha a la red tras el desafortunado fallo de Reina

Otra vez Tévez participaba en un gol -esta vez para firmarlo- tras robarle el balón a un Pepe Reina que tuvo la mala fortuna de resbalar cuando intentaba controlar un balón sencillo que le había cedido su defensa. El partido se había puesto muy cuesta arriba y ni el descanso ni los cambios de Del Bosque sirvieron para cambiar el signo del encuentro. Si bien España planteó de forma diferente la segunda mitad y el ingreso de Xavi en el césped del Monumental mejoró la versión del combinado español, el equipo continuaba sin encontrarse con su habitual estilo. En alguna pequeña fase de la reanudación, cuando Xavi tomó la batuta de la medular, el criterio se impuso a la improvisación, pero tampoco supo marcar el tiempo del encuentro como requerían las circunstancias, puesto que la tarea de remontar tres goles se presentaba harto compleja. La precipitación y la ansiedad se iba adueñando del equipo y, aunque estaba consiguiendo encerrar al rival en su terreno, Argentina estaba sabiendo sufrir para contener el embate español, cosa que ni se había visto obligada a hacer hasta los cuartos de Sudáfrica ni supo hacer en aquella elminatoria ante Alemania porque en ningún momento se lo permitieron los germanos. Finalmente, el esfuerzo español recibía su fruto y Fernando Llorente, revolviéndose sobre el punto de penalty, alojaba un remate de difícil ejecución en la red de Romero. Parecía que España mejoraba su imagen y se decidía a buscar mayor acierto en los últimos metros; incluso la mejor jugada del combinado de Del Bosque en todo el partido estuvo a punto de terminar en el segundo para España, pero Santi Cazorla no llegó a rematar en posición cómoda un balón que se paseó por el área del meta del AZ Alkmaar sin hallar otro rematador que el villarrealista en última e improductiva instancia. Cuando el encuentro llegaba a su fin, nuevo varapalo para los de Del bosque: un preciso centro de Gabi Heinze des de la izquierda del ataque albiceleste terminaba en la red de un Víctor Valdés que nada pudo hacer ante el certero remate de cabeza sin oposición del recién ingresado Agüero.

Cabe decir en descargo de los pupilos de Del Bosque que la fortuna no se alió con ellos durante el primer tiempo, puesto que David Villa estrelló dos balones en la madera, y que un nuevo remate en el larguero durante la segunda mitad y un Romero colosal evitaron que los campeones del mundo se marcharan del Monumental con una cuenta más abultada. Sin embargo, lo que se recordará de esta noche es que Sergio Batista le ha dado un nuevo aire a una Argentina humillada en Sudáfrica, que quizá Maradona hubiera sacado mayor rendimiento a Messi si le hubiera situado más cerca del área y le hubiera conectado líneas de pase y de asociación con los grandes peloteros con que cuenta la albiceleste desde Macherano hasta el más adelantado de sus atacantes y, lo peor, que una selección española que parecía invulnerable tras el pasado mundial sufre -y de qué manera- cuando no es fiel a sus principios y cuando Xavi Hernández y Andrés Iniesta no cincelan su juego, Puyol no impone veteranía atrás y Casillas no obra sus milagros de turno. Se les ha atragantado el Príncipe de Asturias… pero no deja de haber sido un amistoso. Peor estarán en Argentina, que han visto a la albiceleste y al Leo Messi que les hubiera gustado presenciar en Sudáfrica.

Publicado en Selección española | Deja un comentario

Los buenos y no tan buenos de los cuartos de final

Del Bosque y sus hombres

El bueno

La selección española se ha situado, por primera vez en su historia, en las semifinales de un Mundial. Del Bosque ha llevado a su equipo a una ronda a la que nunca antes había accedido España; aunque en Brasil 1950 se consiguió un cuarto puesto, la modalidad de clasificación era otra muy distinta, ya que los primeros clasificados de cuatro grupos tuvieron que disputar entre ellos una ronda definitiva sin final oficial. Tras el partido ante Paraguay del sábado, el combinado español ya ha hecho historia, puesto que ha sabido superar su ronda maldita en los mundiales, los cuartos de final. Además, España no sólo intentará buscar el miércoles próximo un lugar en la final de Johannesburgo, sino que tiene otro incentivo: David Villa puede ser el primer “pichichi” español en una fase final mundialista, ya que encabeza en solitario la tabla de goleadores con cinco tantos. Sólo Mueller, Klose y Sneijder, con cuatro cada uno, tienen la posibilidad de disputar con el asturiano la bota de oro de Sudáfrica 2010, ya que Higuaín y Vittek, los otros dos futbolistas que han logrado cuatro dianas, ya están en casa.

Diego Armando Maradona

El no tan bueno

Argentina se clasificó para esta fase final in extremis, habiendo de disputar una repesca que puso muy en entredicho la capacidad de Maradona para liderar a la albiceleste desde el banquillo. La clasificación, sin embargo, calmó los ánimos en el Plata, y el prometedor arranque argentino en Sudáfrica incluso otorgó a los de Maradona carácter de favoritos al título. Hemos leído estos días que, si bien el “Pelusa” carecía de las nociones técnicas y tácticas necesarias para hacer campeona a su selección, disponía de otras virtudes tanto o más valiosas para sus pupilos: la experiencia como jugador en las citas mundialistas, el campeonato de 1986 y la capacidad para enseñarles cómo debe jugar -y sufrir- una campeona del mundo. Todo ello ha servido para que el combinado albiceleste ganara sus tres partidos de la fase de grupos, para que derrotara holgadamente -aunque con un primer gol en fuera de juego de Tévez- a México en octavos e incluso para que la opinión pública no supiera si decantarse por Alemania o Argentina como favorita en el encuentro de cuartos. Al final, los germanos pusieron las cosas en su sitio y vencieron por un contundente 4 a 0, con lo que Maradona y sus hombres se han marchado a casa humillados y, lo que es peor, sin que Leo Messi haya podido demostrar por qué atesora la condición de mejor futbolista del planeta.

Las primas

Lo peor

España ha logrado en Sudáfrica lo que nunca antes había conseguido: clasificarse para las semifinales de un Mundial de fútbol. Si el próximo miércoles se impone a Alemania, el combinado español jugará la final de Johannesburgo frente al ganador del encuentro que disputarán Holanda y Uruguay. Hasta aquí, todo correcto. Lo que censuramos es el abultado desembolso que la Federación Española de Fútbol tiene previsto realizar en el caso de que España logre este hito histórico. Y es que los jugadores españoles partían como los que más habían de recibir en primas incluso antes de iniciarse el Mundial el pasado 11 de Junio. En un momento económico y social tan delicado como el que está atravesando el país, que 23 futbolistas perciban 600.000 euros cada uno por, no nos malinterpreten, un campeonato de fútbol y nada más, es una auténtica vergüenza que la Administración debería considerar. Es cierto que las federaciones deportivas son entidades privadas que pueden hacer con su dinero lo que les plazca, como también es verdad que un Mundial no se gana cada día y que una hipotética victoria de los de Del Bosque en la final haría felices a millones de españoles, pero de ahí a jugar con la inteligencia de las personas hay un trecho. Seguro que entre esos millones de personas que celebrarían el título con auténtica pasión, hay muchos parados y paradas a quienes parecería mucho mejor que esos 14 millones de euros en primas se invirtieran en políticas de fomento del empleo. Con medidas de este tipo, estamos convirtiendo el fútbol en el mismo espectáculo circense que los antiguos estadistas romanos utilizaban, junto con los repartos racionados de pan, para contentar a la plebe en momentos de crisis. Reflexionen, señores de la Federación, y, por extensión, del Gobierno.

Publicado en Buenos y no tan buenos | Deja un comentario